YO, ROBOT

Posted: February 22, 2013 in Películas

Imagen

Yo, Robot (2004), película dirigida por Alex Proyas, nace de una colección de relatos de Isaac Asimov, reconocidísimo escritor de ciencia ficción (trailer). En esta historia, el autor de la novela establece que los robots creados deben ser capaces de cumplir las tres leyes de la robótica: un conjunto de normas que todos los robots deben obedecer:

1.  Un robot no debe agredir ni hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que este sufra.

2. Un robot debe obedecer a un ser humano, a no ser que esas ordenes incumplan la 1ª ley.

3. Un robot debe proteger su existencia, sin que esta protección entre en conflicto con la 1ª y 2ª ley.

Estas tres leyes de robótica presentan el código de moralidad que posee un robot. Pero esa moralidad puede verse afectada, como vemos en la película, pues Vicky, que es una máquina que se puede considerar más de inteligencia artificial general que específica (pues realiza numerosas funciones), se salta las tres leyes y empieza a seguir su propia lógica para salvar a la humanidad. Sin embargo, esto genera el caos entre la multitud, pues para salvar a unos, deben morir otros. En estos momentos es cuando nos preguntamos: Si algún día creáramos una inteligencia como la de Vicky: ¿Podría un robot dañar a un ser humano si decide por su cuenta saltarse las normas? La respuesta parece clara y todos contestaríamos que sí, ya que un robot no tiene la capacidad de razonar, actúa según una lógica propia para la que está programado, pero esa lógica puede evolucionar con el paso del tiempo, así que: ¿Quién nos asegura la seguridad en un futuro lleno de inteligencias artificiales como las que presenta el film? No obstante, hoy por hoy, es muy difícil pensar en la existencia de una inteligencia como la de Vicky que sea capaz de evolucionar por sí misma alcanzando unos niveles de desarrollo casi humanos. Probablemente una de las características más importante de Vicky y que de hecho marca la diferencia con Sony, es su carencia de inteligencia emocional. No siente ni pena, ni compasión por la vida humana, solo se mueve por una lógica que es totalmente  cuestionable para cualquier humano con verdadero respeto por la vida. Es decir, su lógica nos resulta totalmente irracional. Es este hecho el que hace que veamos una clara diferencia entre Sony y ella y que se consigue una empatía por Sony, ya que él si que actúa como lo haría un humano,

Imagen

Por otro lado, en la película no solo aparece Vicky como único elemento de inteligencia artificial, sino que además aparecen numerosos robots que tienen una inteligencia específica, pues solo están programados para realizar ciertas tareas como: limpiar, demoler, dialogar, conducir, etc. Estos robots son: el coche (un Audi RSQ que fue creado por la marca únicamente para esta película), los robots limpiadores y demoledores, los NS5 y el holograma.

Imagen

Pero hay una excepción que nos plantea otra cuestión a la humanidad: ¿Es posible que un robot pueda tener sentimientos?

Este es el caso de Sony, un robot especial, pues es totalmente un humano metálico, por llamarlo de alguna manera. Es capaz de saltarse las normas por su cuenta basándose en la razón, tiene consciencia de sí mismo y su lógica está guiada por los sentimientos. De manera que, en la película, vemos cómo aprende, dialoga y actúa con la misma rapidez y capacidad que un ser humano de carne y hueso. Sony resulta ser capaz también de mentir, es capaz de actuar delante de Vicky, siente también curiosidad, no simplemente aprende lo que le enseñemos, sino que también él tiene ganas de aprender, y es incluso capaz de sentir complicidad con los humanos, como con el señor Spooner al guiñarle un ojo.

Estas características únicas de un ser humano están muy lejos de poder imponerse en un robot a día de hoy, ya que es muy difícil que un robot tenga la consciencia de sí mismo. En nuestra opinión, es imposible crear algo así, podemos programarlos y diseñarlos para realizar muchas tareas, para que tomen sus propias decisiones basadas en una programación previa, pero no podemos implantarles un “alma” llena de sentimientos humanos. Por eso, quizás, lo máximo a lo que podríamos aspirar en un futuro lejano es a crear inteligencias artificiales como los NS5 que aparecen en el film.

Imagen

Las películas sobre robots como los de este film siempre presentan robots malvados que, una vez que han evolucionado y pueden tomar sus propias decisiones, son capaces de mejorar y aprender con el tiempo cómo destruir a la humanidad. Esto es algo que hoy en día no asimilamos como un hecho verdadero, ya que todavía estamos muy lejos de conseguir crear seres humanos metálicos capaces de infringir nuestras leyes y derrotarnos. Sin embargo, no parece muy buena idea dejar el control de las decisiones importantes del mundo en manos de un robot, pues ellos no dudarían como podría hacerlo un humano, lo harían y ya está, porque estarían programados para ello. Por estos motivos, quizás construir un futuro en el que los robots guíen a la sociedad no es ni una solución ni una ventaja.

Imagen

Advertisements
Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s