Eva

Posted: March 9, 2013 in Películas

Antes de empezar a escribir sobre Eva (España, 2011), nos gustaría avisar a cualquier posible internauta que, si sigue leyendo, encontrará bastantes spoilers sobre la película. Así que, si no la has visto y no te gusta que te destrocen las películas antes de verlas, no sigas leyendo.

eva_2011_2

En la película podemos ver cómo, en un futuro no muy lejano, Álex Garel (Daniel Brühl) regresa a la Facultad de Robótica en la que estudió y trabajó de joven con el objetivo de crear un niño robot. Para ello, tiene que encontrar un modelo humano (un niño real) en el que poder basarse para crear la personalidad del robot. De esta manera, Álex conocerá a Eva, una niña de diez años cuya forma de ser capta su atención desde el primer momento. Sin embargo, Eva es la hija de su ex-novia que resulta estar saliendo con su hermano, lo que hace que su relación con la niña sea aún más cercana. De esta forma, Álex se irá acercando más y más a Eva para descubrir, finalmente, que las cosas no son siempre lo que parecen. (Trailer)

Eva-2011

La película está ambientada en una sociedad en la que las mejoras en los robots son sorprendentes con respecto a la actualidad. De esta manera, podemos ver que los humanos conviven con estas máquinas sin que les suponga ningún inconveniente o rechazo (quizá de forma semejante a lo que veíamos en Yo, Robot).

Vemos que los estudiantes de la universidad están practicando con unos caballos que tienen emociones y que al desconectarlos, los caballos “mueren” y pierden parte de su ser. Esto es una característica esencial y muy importante en los robots, ya que olvidan todo lo que habían aprendido emocionalmente de manera que nunca vuelven a ser los mismos.

Otro robot que aparece en la película es el gato que acompaña a Álex. Se trata de un robot libre que se comporta como un gato real. Luego, por ejemplo, tendríamos al prototipo de niño robot, aunque, en el fondo, no es inteligente sino que tiene un programa que sí lo es. Con este programa, Álex prueba emociones y rasgos de personalidad característicos de un ser humano para observar cómo se llevan a cabo en un robot. Finalmente podemos hacer mención a los dos robots principales: Max y Eva, que son los robots más inteligentes de todo el film.

Max es un robot mayordomo completamente inteligente. Es capaz de hablar muchos idiomas. Es consciente de sí mismo y sabe cómo debe comportarse un robot. Puede tomar la iniciativa y da órdenes a los humanos actuando siempre con una lógica ordenada y disciplinada. Así mismo, es capaz de preguntar cómo está la gente, es decir, puede interactuar con las personas como si fuera humano y posee diversos niveles emocionales que cambia a gusto de su amo. También posee emociones, aunque no las muestra tanto como Eva o los caballos (que se caracterizaban precisamente por poseer una inteligencia emocional)

goya-2012-los-actores-nominados2-500x333

Eva es el robot perfecto. ¿Por qué? Por un sencillo motivo: porque es un robot que no sabe que es un robot. De esta manera, en Eva vemos realizado el sueño de la humanidad: crear una máquina idéntica a nosotros que sea igual de buena, que pueda pasar por uno de nosotros y que no sea consciente de lo que realmente es.

Sin embargo este sueño, ¿hasta qué punto es un sueño? Pues crear un robot prácticamente humano también conlleva una responsabilidad y unos riesgos muy grandes para la humanidad. ¿Sería seguro que un robot fuera un “ser humano”? Este es el tema principal que nos plantea el film y que más adelante vamos a desarrollar con más detenimiento, puesto que al fin y al cabo, las implicaciones éticas, sociales y morales que oculta la película son lo más importante. 8

A día de hoy podemos ver que varios de estos robots son bastante factibles. Por ejemplo, un gato como el de la película sí que lo podríamos conseguir a corto plazo. No obstante, robots como Max o Eva serían imposibles de obtener ahora mismo: son demasiado perfectos para el nivel de desarrollo actual, quizás más adelante, ya que aún queda mucho por mejorar en ámbitos de tecnología y robótica.

Eva nos presenta una realidad en la que los robots viven en absoluta armonía con los seres humanos. Sin embargo, se plantean dos cuestiones fundamentales. La primera es ¿cuál es la finalidad de crear un robot que sea un niño? Es cierto que sería una solución muy buena para parejas que no puedan tener hijos, ya que les permitiría obtener descendencia que se pareciese a ellos con un carácter también semejante. No obstante, si un robot no es capaz de crecer ni es consciente del concepto del paso del tiempo tal y como lo conocemos los humanos, ¿qué pasaría con ese robot que es siempre un niño? Una posible solución sería ir cambiando su cerebro (o los circuitos que le hagan ser inteligente) de cuerpo según “vaya creciendo”, aunque no parece una solución demasiado satisfactoria en comparación con el verdadero crecimiento humano, ya que sería muy complicado elaborar una nueva inteligencia que pensase como un niño más maduro a medida que va creciendo. Además, no seguiría el ritmo de un niño normal, y probablemente todo lo que le introdujeramos con el paso de los años le haría olvidar quién fue anteriormente, ya que no se podría retener la memoria o el recuerdo de lo que ha vivido. Además de esto, un robot no puede tener una personalidad definida que le haga tener una identificación personal de sí mismo, pues lo único que sabría y de lo que tendría consciencia es de aquella información que le introdujese un humano.

En segundo lugar, se plantea la cuestión de si es bueno o no crear robots tan parecidos a los humanos y, sobre todo, crear robots que no sean conscientes de su condición de máquinas. Desde luego, tal y como acaba la película es lógico decir que la respuesta es no. Los robots tienen que ser conscientes de que no son seres vivos de verdad ya que si se les hace creer que son humanos y luego descubren la verdad su reacción puede ser perjudicial para aquellos que están a su alrededor. Sin embargo, es cierto que a día de hoy estamos muy lejos de poder conseguir robots tan perfectos, pero, si algún día alcanzamos este nivel en la inteligencia artificial, debería ser esencial que los robots sean conscientes de su naturaleza para evitar sucesos perjudiciales para los humanos y también deberían estar sometidos a unas normas impuestas por su creador, pues sin límites, un robot de las cualidades y capacidades de Eva actuaría de cualquier forma, y no sabemos si un humano sería capaz de controlarlo o no. Por esta razón, sería imprescindible someterlos a unas determinadas leyes o reglas, tal y como explica el propio Isaac Asimov en sus libros e historias de ciencia ficción.

Advertisements
Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s